4 casos de Daño medioambiental para no olvidar

por Amanda Kalil

1.Caso Río Paraná (Derrame de petróleo)

En 16 de julio de 2000, uno de los oleoductos de la refinería Presidente Getúlio Vargas, que pertenece a la empresa brasileña Petrobrás, reventó, expulsando un total de cuatro millones de litros de petróleo crudo al río Bariguí.
Este accidente se convirtió en uno de los peores desastres ambientales ocurridos en Brasil en más de veinte años. Varios municipios afectados por el accidente declararon su intención de demandar a la empresa Petrobrás por los daños que el derrame estaba causando. A su vez, el Instituto Ambiental del Paraná (IAP) declaró que aplicaría a la empresa, y efectivamente aplicó, una multa de 28 millones de dólares, la máxima permitida por la legislación brasileña.

Tras varios días de intensa actividad para reparar el daño al medio ambiente, la preocupación con los países vecinos solo crecía, ya que la mancha de petróleo llegó al Río Iguazú, del cual Bariguí es tributario, y que el Río Iguazú desagua en el Río Paraná, pasando por la triple frontera, entre Brasil, Paraguay y Argentina.

La mancha llegó a cubrir cerca de 50 kilómetros desde su origen hasta la barrera que finalmente la detuvo. Según declaró Hernán Lombardi, secretario de Turismo de la Nación de Argentina, los desprendimientos eran mínimos y no implicarían mayores problemas, por eso no hubo demanda por parte del gobierno Argentino ni Paraguayo.

Sin embargo, según el Instituto Brasileño del Medio Ambiente, los daños causados por la fuga de petróleo al ecosistema del río Iguazú son irreparables: Más cautelosos, los especialistas de diversas organizaciones e institutos afirman que habrá que esperar varios años y realizar estudios cuidadosos para evaluar el impacto que este derrame ha tenido sobre el ambiente. Hasta la presente fecha no se produjo ningún estudio oficial acerca del impacto ambiental del derrame tras 15 años.

2.Caso Chernobyl

El 26 de abril de 1986 explotó el reactor nº 4 de la planta Nuclear de Chernobyl, en Ucrania, impactando al mundo con la mayor tragedia humana y ecológica de todos los tiempos, sólo comparable con la más reciente de Fukushima. Las radiaciones se han expandido por Belarus, Ucrania y Rusia, alcanzando aproximadamente 8 millones de personas.
La ruptura de varias tuberías de fuel provocó el aumento de la presión del reactor, lo que dio como resultado dos explosiones, las cuales volaron la tapa del mismo, permitiendo la salida de nubes radiactivas durante 10 días. La gente de Chernobyl estuvo expuesta a una radiactividad 100 veces mayor a la que hubo en Hiroshima. El norte de Europa estuvo expuesto a nubes de material radiactivo que fueron arrastradas por el viento. Según se informó posteriormente, hasta 17 países europeos fueron tocados por la nube.
El 70% de la radiación se estima que cayó en Belarus. Esto provocó (y sigue provocando) que sigan naciendo bebés sin brazos, sin ojos o con alguna de sus extremidades deformadas. Se estima que más de 15 millones de personas han sido víctimas del desastre de alguna manera y que costará más de 60 billones de dólares tratar médicamente a toda la población afectada.

El accidente nuclear fue clasificado como nivel 7 (“accidente nuclear grave”) en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (Escala INES) del OIEA, es decir, el accidente de peores consecuencias ambientales, y que sirve como referencia para proyectar y controlar los dispositivos y sistemas de protección de las instalaciones nucleares.

3.Caso Minas de Potasa de Alsacia

La sociedad “Handelskwekerij G.J. Bier BV” era propietaria de una explotación hortícola en Países Bajos que dependía principalmente para su irrigación de las aguas del Río Rin. La sociedad “Mines de potasse d’Alsace S.A.”, con domicilio en Francia, realizó una serie de vertidos de residuos salinos procedentes de su explotación en el Río Rin.

El contenido excesivamente salino de éstas que, afirmaba, se debía a los vertidos de la sociedad francesa, perjudicaba a las plantaciones de la empresa Holandesa y les obligaba a adoptar medidas muy costosas para paliar los daños.

En esa situación la sociedad holandesa y la fundación Reinwater, cuyo objeto social era promover la mejora en las aguas del Río Rin, interpusieron una demanda ante un Tribunal de Rotterdam (Países Bajos), que se declaró incompetente por considerar que la competencia correspondía al tribunal francés del lugar donde se había realizado el vertido.
Recurrida esta resolución en apelación el Tribunal Holandés plantea al Tribunal de Justicia de la Unión Europea una cuestión prejudicial en la que pregunta si por “lugar donde se hubiere producido el hecho dañoso” hay que entender el lugar donde el daño ha sobrevenido o se ha manifestado o el lugar donde la acción que lo genera se ha realizado u omitido.

El TJUE afirma que tanto el lugar del acontecimiento causal como aquél en el que se materializa el daño pueden constituir, según los casos, una conexión relevante desde el punto de vista de la competencia judicial internacional.
La solución alcanzada por el TJUE pretende ser neutral, en el sentido de no beneficiar ni al autor del daño ni a la víctima, porque aunque permita a la víctima escoger, entre los contemplados, el tribunal donde considera que sus posibilidades de éxito van a ser mayores, en realidad está, beneficiando el medio ambiente, que es lo que deberás efectivamente ser tutelado.

4.Caso fumigación Colombia vcs. Ecuador

Hace más de 30 años que Colombia esparce desde aviones una mezcla química de alta toxicidad sobre los cultivos de coca, marihuana y amapola.

Desde aproximadamente el año de 2000 el gobierno de Ecuador cuestiona tal acción en las áreas próximas de la zona de su frontera. Se recogieron estudios, investigaciones e informes de las diferentes misiones de verificación sobre el terreno cerca de la frontera donde se habían realizado las fumigaciones, para analizar los impactos de las fumigaciones a la salud de los habitantes de la zona y los cultivos afectados por las fumigaciones determinando los nutrientes del suelo, y de las plantas y analizar la presunta utilización de Fusarium oxysporum erytroxylum en las fumigaciones.

Ecuador constató que los impactos en su suelo eran evidentes y significativos, por eso pidió a Colombia que mantuviera una franja de seguridad de 10 km hacia el interior del territorio colombiano (para precautelar los derechos de los ecuatorianos), pero no fue respectado.

Share:
Publicado en: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.